Policía de EEUU dispara contra niños

De acuerdo con un estudio elaborado por Mapping Police Violence, la Policía de EE.UU. mató a más civiles que a terroristas el 2017.

En la ciudad de Hugo, en el sureste de Oklahoma, tres niños resultaron heridos cuando dos agentes abrieron fuego contra un camión, ha informado recientemente la agencia estadounidense de noticias KFOR.

“Mi hija de 4 años recibió un disparo en la cabeza, y ella tiene una bala en el cerebro, y mi hija de 5 años tiene una fractura de cráneo […] Mi bebé de 1 año tiene heridas de bala en la cara. Mi hijo de 2 años no recibió impactos de bala”, señaló la madre de los menores a la citada fuente.

Los tres niños heridos y el cuarto que salió indemne estaban todos en el camión. Según declaró el abogado de la familia, los menores fueron enviados al hospital y posteriormente dados de alta. Sin embargo, lamenta, deben vivir con “mucho dolor físico y emocional”.

Ante tal situación, la comunidad de Oklahoma ha pedido a la Policía que responda de los disparos innecesarios a los menores de edad.

El jueves, un vídeo difundido en las redes sociales reveló cómo un oficial de la Policía del estado Oklahoma disparaba a un menor de edad solo por sospechar que iba armado.

La organización Gun Violence Archive (GVA) ha contabilizado que, entre el 1 de enero y el 29 de octubre de 2018, se produjeron unos 47.467 incidentes relacionados con armas de fuego, que dejaron 12.055 muertos en EE.UU.

La brutalidad policial en Estados Unidos genera otro problema endémico: la impunidad policial.

Oficiales de policía y funcionarios públicos se ríen. No se trata de una comedia, ni de un show. Aquí, en esta sala, un grupo de activistas expone los detalles del asesinato, a manos de la policía, de James Leatherwood de 23 años. A casi seis meses del incidente, la policía aún no emite respuestas.

Y es que cuando se trata de hispanos o afroamericanos, la narrativa suele ser la misma, y así, de la brutalidad policial, nace otro problema: la impunidad policial.

Cuando Sebastián Gregory, de 16 años fue acribillado a tiros por la policía, se suponía que se haga justicia. Siete años después, nada; es más, el atacante de Sebastián sigue siendo policía.

El diario The Washington Post afirma que en lo que va del año, casi 80 personas fueron asesinadas por la policía estadounidense. Mientras que en el 2018, mil personas perecieron en encuentros con las fuerzas del orden.

Y de estos miles de casos, solo un porcentaje mínimo llega a juicio. La Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) asegura que en un periodo de diez años, solo 54 policías enfrentaron cargos de asesinato, y de ese grupo, la mayoría quedó absuelto. Con ello, la violencia pasa a un plano relativo, pues hay ausencia de consecuencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.