Chile: Condenan al Estado por la muerte de joven gendarme

La sentencia de la corte suprema de Chile, de 13 de mayo de 2019, estableció que con fecha 16 de junio de 2013, entre las 23:20 y las 23:39 horas, mientras se encontraba de servicio en la Garita de Vigilancia N°6 del Centro Penitenciario de Copiapó, don Luis Sebastián Elgueta Aguilera recibió impacto de bala del armamento que portaba, consistente en una subametralladora UZI, modelo Belga, serie N° 187, falleciendo a las 00:30 horas en el Hospital Regional de Copiapó, cuya causa demuerte fue “traumatismo torácico abdominal por bala sin salida de proyectil”.
-El arma en cuestión tenía 25 años de uso y había sido llevada a Santiago en dos oportunidades al Departamento de
Seguridad de la Institución para su revisión ya que presentaba fallas.
-Las armas con que el personal de Gendarmería de Copiapó efectúa la guardia en las garitas, no cuentan con correas
de seguridad que permitan sostenerlas.
– El peritaje balístico incorporado en la carpeta investigativa de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones, no contempla las variables propias del hecho sufrido por el gendarme Elgueta.
– De haber la demandada evitado la utilización de armamento en mal estado por parte del gendarme fallecido, no se
habría producido el evento que derivó en la muerte del funcionario.

En fallo unánime (causa rol 4.094-2019), la Tercera Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Sergio Muñoz, Ricardo Blanco, Arturo Prado, Ángela Vivanco y el abogado (i) Diego Munita– declaró inadmisible el recurso de casación en el fondo deducido contra la sentencia dictada por la Corte de Apelaciones de Copiapó, que estableció la responsabilidad del Estado en el deceso del funcionario.

“Que, en lo tocante a las infracciones de derecho denunciadas, la sentencia cuestionada, luego de establecer la existencia de una relación de dependencia entre la víctima y Gendarmería de Chile, reflexiona en sus motivaciones tercera a vigésima sexta respecto al incumplimiento imputado a la recurrente, en especial en su consideración decima quinta que refiere ‘(…) los hechos antes establecidos constituyen una falta de servicio, pues queda acreditado en el proceso que el gendarme mientras cumplía su jornada laboral, recibe este impacto de bala del arma que portaba, (…) dicha arma se encontraba en mal estado, disparándose sola, habiendo producido en otras ocasiones accidentes del mismo tipo sin resultado fatal, encontrándose a cargo éste de funcionarios públicos pertenecientes también a Gendarmería de manera que, queda asentado que el servicio demandado resultó deficiente para los demandantes, causándoles un daño no patrimonial que se materializó en la pérdida de uno de los integrantes de su círculo familiar. (…) el demandado Fisco de Chile ha reconocido en su contestación la existencia del fallecimiento del gendarme en actos de servicio‘”, dice el fallo.

La resolución agrega que: “de conformidad con lo reseñado en el motivo que precede, se observa que los sentenciadores han dado correcta aplicación a la normativa atingente al caso que se trata. En efecto, es de responsabilidad de la Institución Gendarmería de Chile para con sus dependientes, el proporcionar a éstos armas de fuego aptas y en buen estado de conservación y funcionamiento, a fin de que puedan desarrollar sus laborales en las garitas de guardia de los penales nacionales de manera adecuada y segura, sin que pueda estimarse que el hecho de no haber contado el arma con la correa de seguridad haya podido ser de responsabilidad de la víctima, al igual que la circunstancia de mantener bala pasada, toda vez que, en el primer caso, era de cargo de la Institución proporcionar a sus funcionarios dicho elemento y en el segundo, de haber contado el armamento con las medidas de seguridad adecuadas, estando en buen funcionamiento, no debiera haberse disparado sin la acción mecánica del portador del arma, por lo que los reparos de la recurrente en este sentido de ninguna manera la exoneren del deber de cuidado y vigilancia de sus funcionarios, más aún cuando en el presente caso, de acuerdo a los hechos establecidos por los jueces del mérito, la víctima no tenía experiencia en el manejo y manipulación de armas de fuego, considerando que egresó de la Escuela de Formación -donde permaneció solo nueve meses- siendo el penal de Copiapó su primera destinación, constituyéndose así los hechos descritos en aquéllos que configuran los elementos de procedencia de la acción indemnizatoria que cuestiona el recurrente”.

“En consecuencia, los sentenciadores resuelven acertadamente al establecer la concurrencia de los presupuestos de procedencia de la acción deducida y, en particular, la responsabilidad de Gendarmería y, por ende, del Estado de Chile”, añade.

Por tanto, concluye que: “se declara inadmisible el recurso de casación en el fondo deducido contra la sentencia dictada por la Corte de Apelaciones de Copiapó, con fecha cuatro de enero de dos mil diecinueve, escrita a fs. 237 y siguientes”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.